Nuestro Blog

Como elegir tu nuevo hogar

Diseño sin título (6)

Elegir vivienda es una tarea importante, ya que es una inversión que con toda probabilidad tardarás años en amortizar. Además será el espacio donde más tiempo pases, donde duermas, donde te reúnas con familia y amigos….Hacer una buena selección es sin duda una tarea a la que dedicar todo nuestro interés.

Lo primero en lo que tienes que pensar es en tus necesidades, esto parece algo muy obvio pero no siempre se planifica a fondo. Recomendamos hacer un listado por escrito, planificando y pensando bien cada cuestión, intentando tener en cuenta todas las posibles necesidades actuales y futuras. Esto no quiere decir que la casa que compres vaya a cumplir con todas tus expectativas, seguramente por limitaciones de presupuesto, zona geográfica, etc. no puedas encontrar un hogar que se ajuste al 100% a tus peticiones ideales. Pero sí puedes centrarte en visitar aquellos que cumplan un mayor número de requisitos.

Para una decisión tan importante dedica tiempo a pensar cuáles son esas necesidades. Piensa no sólo en las necesidades actuales, sino en lo que puedas necesitar de aquí a unos años ¿es posible que amplíes la familia? ¿Te gustaría compartir casa? ¿tienes o planeas tener mascota?.

Consideraciones generales:

La ubicación: Si estás interesado en una zona muy concreta, te recomendamos que pasees por ella y anotes los anuncios físicos que encuentres y consultes a los conserjes. Aunque cada vez más, los propietarios anuncian el piso sólo en internet, aún quedan algunas personas más mayores, que prefieren el cartel físico y no recurren a agencias o páginas web. Algunos aspectos importantes respecto a la ubicación:

– Cercanía de comercios.

– Colegios o centros de estudio.

– Medios de transporte público disponibles.

– Centros médicos u hospitales cercanos.

– Áreas verdes o jardines. Estas zonas son de agradecer en cualquier ubicación.

– Ruidos procedentes de carreteras, trenes, etc.

– Proximidad a tu familia, amigos o trabajo.

El coste: Todos tenemos un límite al que podemos llegar con nuestro presupuesto. Es cierto que la mayoría de las veces podrás conseguir una rebaja o un ajuste del precio, pero esto solo lo sabrás cuando hagas la oferta. Ten en cuenta todos los impuestos que deberás pagar, y cuanto costará actualizar o reformar la casa para acoplarla a tu gusto. Si vas a necesitar nuevo mobiliario, electrodomésticos, etc, también tienes que sumarlo al presupuesto.

Gastos fijos: Las comunidades de vecinos tienen una cuota mensual, pregunta cuánto es para hacer tus números. También es interesante saber qué gastos aproximados puedes tener de agua, luz, calefacción etc. Pueden ser gastos muy variables dependiendo del tamaño de la casa, de su orientación y del sistema que tengan instalado para los suministros. Por ejemplo, no es lo mismo una calefacción eléctrica que una de gas.

Orientación y luz natural:

Este es un factor muy importante, las casas que cuentan con luz natural son más alegres y nos transmiten mejores sensaciones. Además esto es algo que por mucho que reformes la vivienda no podrás cambiar.

Una casa orientada al sur o el oeste será más cálida y luminosa que una orientada al norte y al este, ya que estas últimas orientaciones reciben menos horas de luz diaria y una incidencia menor del sol. El tipo de orientación afectará también al consumo energético, una orientación norte necesitará más calefacción en invierno y más luz artificial.

Tamaño y posibilidades de reforma.

Sin duda el tamaño total de la vivienda será algo importante a tener en cuenta. Esto dependerá del número de personas que van a habitarla.

La mayoría de pisos de segunda mano que puedas visitar en ciudades grandes como Madrid, necesitarán un reforma o al menos una actualización. Por eso es relevante tener en cuenta qué posibilidades hay en cuanto a modificación de distribución y ampliación de espacios.

Para saber si una casa admitirá modificaciones consulta si tiene:

– Muros de carga- Son muros maestros que en principio no se pueden tocar. Se considera que son elementos estructurales y propiedad de la comunidad por lo que cualquier intervención en ellos requerirá un proyecto de un arquitecto y la aprobación de los vecinos.

– Vigas o pilares- Estos elementos sujetan la estructura del edificio y no podrás eliminarlos. Quizá con un cálculo de estructuras hecho por un arquitecto podrías llegar a desplazar alguno, pero en ese caso tienes que contar con el extra que costará tanto el proyecto con la obra en sí.

– Bajantes para inodoro disponibles. Es común que las casas antiguas cuenten con un único baño. Si ahora quieres crear un segundo baño, tendrás que ubicarlo cerca de la bajante existente.

– Tamaño de ventanas- El tamaños de las ventanas no podrá ser modificado, ya que hay que cumplir unas normas de estética de fachadas.

– Existencia de terraza- Quizá para tus necesidades no sea vital tener una terraza y quieras cerrarla, infórmate bien de si esto será posible. Muchas comunidades no admiten el cierre de terrazas y la mayoría de ayuntamientos exigen licencias especiales para ello.

– Ventilación de humos y baños- Los edificios modernos disponen todos de shunts de ventilación para cocinas y baños que no cuenten con ventana. En los antiguos es posible que no exista este tipo de conductos, revisa cómo se ventilarán las zonas húmedas y la cocina.

Recurrir a una inmobiliaria

Si tienes poco tiempo o no quieres invertirlo en revisar todos los anuncios y características de las casas en venta, una inmobiliaria es la mejor opción. Ellos filtrarán los anuncios y te propondrán las viviendas que mejor se adecuen a tus requisitos. Existen muchas inmobiliarias, busca una que te ofrezca confianza y consúltales. Ellos pueden orientarte muy bien sobre el precio razonable del mercado, si consideran que un vendedor en particular está dispuesto a negociar o no y otras cosas por el estilo.

Necesidades particulares:

Piensa en tus propias necesidades, esas que sólo sabes tú y que no tienen porqué ser comunes a otras personas.

 – ¿ Cuanto espacio necesitas para ti y las personas que conviven contigo? Esto es importante para determinar el número de habitaciones y de cuartos de baño. Para una o dos personas, sería suficiente con uno o dos dormitorios y un baño, a partir de 3 personas, será mucho más cómodo contar con dos cuartos de baño.

– ¿Te gusta mucho cocinar? Esto podría ser importante para tener en cuenta el tamaño de la cocina, aunque vayas a reformar la vivienda, los m.2 que tenga te condicionarán para el espacio que puedes dedicar a cada estancia.

 – ¿Tocas algún instrumento o tienes algún hobby que deba tener su propio sitio? Entre los casos que nos hemos encontrado, por ejemplo, reformamos un piso para una chica que cantaba ópera y tocaba el piano. Para que pudiese ensayar en casa, hicimos una pequeña habitación insonorizada, esto hizo que se redujese el salón, pero en su caso compensaba.  Con la habitación insonorizada podía realizar sus ensayos sin molestar a los vecinos.

–  ¿Necesitas una zona para trabajar? Quizá no pases mucho tiempo trabajando desde casa, pero sí las horas suficientes como para necesitar un espacio cómodo. Entonces será necesario ubicar una mesa de despacho. No es conveniente, por ejemplo, tener la mesa de trabajo en el dormitorio, ya que no «desconectarás»  del todo cuando te vayas a dormir. Lo mejor es situarla en otra localización de la vivienda, como el salón o en algún otro «rincón» de la vivienda.

 

Una vez se cumplan los requisitos imprescindibles que te plantees,  la realidad es que lo más importante es el feeling que sientas al visitar tu futura casa. Si entras en ella y tienes buenas sensaciones, te agradan los espacios y te ves y te imaginas a tí y a tu familia en ella, será algo muy significativo para inclinarte por su compra.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Abrir chat
¿Necesitas ayuda?. ¡Escríbenos!